El ciclismo es uno de los deportes que más grado de adicción generan. Una vez que tomas la bicicleta, es probable que ya no la puedas dejar. Especialmente por ser un deporte muy saludable, muy beneficioso para perder algunos kilos de más y porque también nos invita a disfrutar del tiempo libre y conocer nuevos lugares y paisajes.

Etapas de hora y media como máximo para adaptarse al esfuerzo… y al sillín

Para disfrutar al máximo de este deporte hay que seguir una serie de consejos previos para que no te lleves una mala experiencia. Lo mejor para empezar es tomárselo con calma. Es posible que quieras hacer muchos kilómetros y te creas capaz de pedalear como el que más. Pero todo no es tan sencillo. Empieza tomando contacto con tu bicicleta para ir poco a poco incrementando las etapas.

En este sentido, hay que aprender a controlar el plato y los piñones. Si se empieza con un plato grande, es probable que se vaya más rápido pero no se logrará hacer una gran distancia. Es mejor ir poco a poco para, entre otras cosas, no forzar el ritmo cardíaco. A medida que vayas adquiriendo forma irás colocando más veces el plato grande y el piñón pequeño.

Además, si aún eres un principiante con tu bicicleta, es probable que no puedas recorrer muchos kilómetros. Y no solo por la forma física, sino también por la adaptación al sillín. Lo más recomendable es comenzar haciendo etapas de hora y media como máximo. A partir de ahí, se puede ir ampliando cada semana unos 30 minutos.

Consejos básicos para iniciarse en el ciclismo de carretera

Equipamiento y alimentación adecuada

Si vas a salir a la carretera necesitas de un equipo adecuado. Sin ir más lejos, el casco es de uso obligatorio tanto en vías urbanas como en interurbanas y travesías. Al mismo tiempo, si se necesita de alumbrado el ciclista debe llevar alguna prenda reflectante que permita al resto de conductores y usuarios de la vía distinguirle a una distancia de al menos 150 metros.

Junto con el casco y el chaleco reflectante, sería interesante hacerse con una vestimenta adecuada. Es aconsejable disponer de un culote, un maillot y unas gafas. Un equipamiento que resulta fundamental para la seguridad del ciclista.

No hay que olvidar tampoco llevar agua para hidratarse bien, especialmente cuando hace calor. Las primeras veces que tomes la bicicleta hay que coger la rutina de beber cada 10 minutos, aun sin tener sed. Si la etapa es superior a dos horas, será también muy recomendable llevar contigo bebidas energéticas, alguna barrita de fruta, frutos secos y/o cereales. Tampoco, en este caso, hay que esperar a tener hambre para comer.

En definitiva, estos son algunos de los consejos más básicos que debes tener en cuenta para comenzar a iniciarte en el ciclismo de carretera. Poco a poco irás dominando tu montura y consiguiendo que este deporte te enganche mucho más.

Si quieres más información sobre rutinas o equipamiento, te recomendamos echarle un vistazo a las bicicletas en Ciclos Campuzano.

Pin It on Pinterest