Las vacaciones de Semana Santa se han convertido en uno de los periodos vacacionales preferidos para lanzarse a las pistas de esquí gracias, entre otras cosas, a las cada vez más accesibles ofertas y packs de viaje disponibles. Por eso, vamos a hablar de seguros par esquiar.

Sin embargo, en muchos casos las vacaciones acaban saliendo caras, ya que, al no ser obligatorio en nuestro país, todavía hay quien, por ahorrar un poco más, no contrata ningún tipo de seguro.

De hecho, el coste de las vacaciones podría llegar a ser tres o cuatro veces superior si el deportista tuviera un accidente sin tener un seguro contratado.

 

¿Cuál es el riesgo económico de esquiar sin seguro?


Los 5 millones de esquiadores que cada año llenan las pistas españolas están expuestos a sufrir accidentes y lesiones, que pueden suponer, además de un contratiempo para la salud, un problema económico de importancia para sus bolsillos.

Según los expertos, la probabilidad es más alta en la práctica de snowboard, seguida por la de esquí alpino, y esquí de fondo, respectivamente.

En España, los rescates son competencia de la comunidad autónoma, y los afectados están bajo el amparo de la Seguridad Social.

Sin embargo, estos organismos no cubren los costes generados por el rescate, el traslado, o los primeros auxilios.

El rescate de un esquiador herido y que no tiene ningún tipo de cobertura contratada, puede suponer un gasto de entre 600/700€ hasta 3.000/5.000€ en el caso de que dicho traslado necesitara el uso de un helicóptero.

Estas tasas también varían si practicas el deporte dentro de pista, o fuera de los límites de la estación. Y si el accidente se produjera fuera de territorio nacional el coste podría ascender hasta los 10.000 en el caso de Estados Unidos o Nepal.

 

¿Qué seguros para esquiar necesito?


Las propias estaciones de esquí suelen ofrecer un seguro cuyo coste está en torno a los 3€/día y cuya cobertura depende en cada caso.

Esta tasa se abona como suplemento al precio del forfait (entre 20 y 50 euros al día dependiendo de la estación). Este tipo de seguro puede ser recomendable para estancias cortas y suelen dar respaldo elementos como:

  • Gastos médicos, quirúrgicos, farmacéuticos y de hospitalización que pudieran surgir.
  • El rescate en trineo, ambulancia o helicóptero.
  • Repatriación o transporte sanitario de los heridos.
  • Desplazamiento de un familiar en caso de hospitalización.
  • Gastos de estancia en un hotel.
  • Reintegro del forfait o de las clases de esquí no utilizados.
  • Envío de un chófer personal para devolver el vehículo y sus ocupantes al lugar de origen.

Sin embargo, los seguros para esquiar de pista no cubren determinados aspectos muy costosos para el accidentado como:

  • Los accidentes fuera de pista o de aquellas que estén fuera de actividad.
  • El agravamiento de lesiones anteriores.
  • Gastos ortopédicos rehabilitación y tratamientos posteriores a la urgencia.
  • Gastos de convalecencia en hotel.
  • Repatriación o transporte del asegurado fallecido.
  • Cobertura de los gastos del regreso anticipado si el viaje debe interrumpirse a causa del fallecimiento de un familiar directo.

Por ello, independientemente de si se trata de una estancia corta o de un viaje más prolongado para esquiar, lo interesante sería consultar directamente con una aseguradora o un gestor de seguros que te ofrezca la mayor cobertura y la mejor opción disponible en el mercado

Estos seguros adquiridos con antelación pueden llegar a ser más rentables ya que, dependiendo de la oferta, podrían cubrir la temporada entera de esquí por un coste que rondaría entre los 25€ y los 100€.

¿Estás pensando en visitar la nieve durante tus vacaciones de Semana Santa? No te olvides de contratar unos buenos seguros para esquiar.

Pin It on Pinterest