Es posible que hayas encontrado el momento de emprender. Quieres montar tu propio negocio y te encanta la moda, entonces, ¿por qué no volcarte en tu pasión y dedicarte a lo que más te gusta?

Si bien es cierto que es un sector con mucha competencia, en la que las grandes cadenas y las marcas luchan por hacerse un hueco, también existe mucha demanda dado que millones de personas salen a la calle a diario a comprar ropa.

El primer paso a dar es la organización, para lo que es necesario hacer un estudio de mercado elaborado para tener claro dónde están tus clientes y cómo conseguir que lleguen a ti.

Será necesario hacer un plan de negocio estableciendo todos los puntos esenciales, como el concepto de la tienda, el tipo de ropa que se venderá, la posibilidad de contratar empleados, la publicidad o las promociones y los proveedores y donde comprar ropa para tiendas que permitan la diferenciación ya sea por precio o por producto.

Lo principal para un comercio de estas características es la propia tienda en sí, con una buena ubicación, donde pase frecuentemente tu público objetivo

Además, el diseño es muy importante, el escaparate tiene que invitar a entrar, la decoración en muchos casos marca la diferencia entre unas tiendas y otras. Ya que la competencia es tan alta, es primordial diferenciarse teniendo un estilo propio.

Las dimensiones del local también cuentan. Tiene que tener unas características determinadas, un amplio escaparate, espacio para la ropa, los probadores, la caja y un almacén interno. Estos factores desaparecen si se quiere poner una tienda online, ya que requiere un menor desembolso inicial y no es necesario un lugar físico.

De todos modos, en un ecommerce hay otros temas a tener en cuenta como el diseño de la página web, su usabilidad y que esté bien posicionada o se encuentre con facilidad.

En cualquier caso, es necesario asegurarse de tener unos buenos proveedores y contar con un producto original y de calidad, así será capaz de competir con el de los otros comercios

Pin It on Pinterest