Seguro que tú ya estás totalmente preparado para estos meses estivales que se nos echan encima pero, ¿Y tu casa?, ¿Ya tienes pensado la decoración de verano que le vas a dar? El calor de estas fechas nos impone darle un toque fresco a nuestro hogar. Y no solo nos referimos a poner a toda pastilla el aire acondicionado.

Hay pequeñas reformas y cambios que puedes hacer en tu casa para vestirla con una decoración de verano que mitigue un poco la sensación de calor.

7 consejos para decorar tu casa en verano


En primer lugar, la puedes inundar de luz y de colores claros y frescos, sobretodo el blanco y el azul. No es necesario pintar las paredes, sino variando los objetos, renovando los textiles (especialmente en el dormitorio), sábanas frescas, cojines, etc.

Precisamente, para no verte envuelto en el engorro de pintar paredes, puedes optar por los papeles pintados, una decoración de verano muy sugerente y en donde aparezcan motivos propios de estas fechas, colores claros, marinos, etc. Haz la prueba y ya verás cómo la estancia que decores con ellos te resultará más refrescante.

La opción de cambiar el mobiliario o introducir algo nuevo puede ser también otra alternativa. Para el verano, nada mejor que algo de madera en color natural para aportar frescor, además de elementos decorativos en cristal transparente o metal para que el conjunto sea mucho más ligero a la vista.

Si quieres, puedes meter en casa colores más llamativos, como por ejemplo los fluorescentes, para mesitas y sillas auxiliares, que aportarán frescura y alegría al salón. Y para frescura y alegría, nada mejor que una decoración de verano en la que las flores y sus estampados tengan un protagonismo especial. Flores vistosas para cortinas, manteles, juegos de cama, etc.

7 consejos para decorar tu casa en verano

Hablando de cortinas y juegos de cama, la decoración de verano nos invita a pasar de las cortinas espesas y cálidas del invierno a otras de tejidos más ligeros que dejen pasar la luz. Puedes instalar también los clásicos estores o persianas de caña o bambú para darle a tu hogar un estilo diferente y más acorde con los meses estivales.

Antes de terminar, no te olvides de poner bonito el jardín de tu casa, si es que dispones de uno.

Por último, un detalle muy recurrente para la decoración de verano. Si la idea es impregnar tu casa de motivos frescos y colores alegres, ¿por qué no coges unos cuencos de cristal transparente y los llenas de frutas y pétalos de flor? En la cocina y en el salón quedan muy bien y ofrecen un efecto que refresca mucho el ambiente.

Como puedes comprobar, con pequeños detalles, muy económicos, por cierto, puedes impregnar tu hogar de un poco de decoración de verano que te vendrá estupendo hasta para el ánimo.

Pin It on Pinterest