Terminar una relación siempre va de la mano con lo que ya sabemos: estar triste, llorar, odiar, estar más triste, un círculo que no tiene principio ni fin.

Después de “superar” esa ruptura, sientes un gran vacío, pero ¡cuidado! Ese hueco puede llevarte a tomar una decisión nada acertada. Hay que aclarar que las relaciones por despecho pueden parecer una opción rápida para “olvidar” ese ex amor, pero, en realidad, son una mala idea por estas 5 razones.

1. No te permite crecer a nivel personal

Iniciar rápidamente una relación después de haber terminado una no es lo más sano para ti. Por ello, necesitas trabajar tus emociones antes de comprometerte en una relación.

Estar por despecho no te permitirá crecer a nivel personal, por lo que, es importante, esperar y sanar las heridas de un ex amor.

2. El estrés que nos causa el despecho

La ruptura de una relación amorosa es causa de tensión y malestar. El impacto emocional que esta situación causa estrés en grandes proporciones con reacciones emocionales y físicas. En este sentido, es importante pasar el duelo y superar dicha relación.

3. Emocionalmente indispuesto

La persona que ha terminado con una pareja recientemente puede estar todavía enamorado de su expareja, por lo que, no estará lista para involucrarse de nuevo emocionalmente.

4. Tomas malas decisiones

Cuando una persona elige a una pareja por despecho, no siempre toma las mejores decisiones y puede terminar al lado de alguien que no suele convenirle.

5. «Un clavo saca otro clavo» es falso

Has escuchado esta frase miles de veces. Cuando se acaba una relación, ya seas la “dejada” o te deje la otra parte, hacer caso de esta expresión no te va a servir de ayuda.

Recuerda esto: superar una ruptura no significa que tengas que olvidar a la persona con la que has convivido o has tenido hijos. Se trata de no seguir dependiendo de ella, de no recordar constantemente el pasado, de no tener sentimientos negativos; pero lo más importante es sanar emocionalmente.