La publicidad de productos a través de influencers está en pleno auge y las empresas que se atreven con esta nueva estrategia de marketing online saben que pueden multiplicar el ROI de sus campañas hasta niveles que muchos ni se pueden imaginar.

Aunque cada vez es más utilizada, no deja de ser una estrategia novedosa que requiere algunos consejos. En ocasiones, el desconocimiento nos lleva a cometer errores evitables, como recurrir al YouTuber equivocado, promocionar un producto de manera incorrecta o no saber segmentar el target, entre otras muchas cosas.

El caso de Nestlé y JPelirrojo

Para entender lo que le ha pasado a Nestlé hay que ponernos en situación.

Esta conocida marca había contratado al YouTuber JPelirrojo, que tiene más de un millón de seguidores, para promocionar uno de sus productos durante este verano, el helado Maxibon.

Hace unos días, fallecía el torero Víctor Barrio a causa de una cogida de toro y las redes sociales se inundaban de todo tipo de comentarios y opiniones.

Este controvertido YouTuber, conocido también por ser defensor de los animales, lanzó varios tuits que han generado mucha polémica.

Los usuarios de las redes sociales en ese momento se «echaban encima» de Nestlé por haberle contratado para su campaña veraniega y le recriminaban que trabajara con «alguien que no respeta la vida de un ser humano».

Pues bien, Nestlé tomó la decisión de escuchar a los usuarios y despedir a JPelirrojo, momento en el que surgía otra otra polémica, en esta ocasión por haberle despedido.

Sí, las redes sociales son así de odiosas a veces

Cómo hacer una campaña con influencers en YouTube

La primera cosa que deben tener en cuenta las marcas a la hora de hacer campañas con influencers es la segmentación del público objetivo. Deberían buscar calidad, nunca cantidad. En el caso de llevar a cabo campañas de publicidad emocional con YouTubers, nunca debería ser más importante la cantidad de seguidores que tenga que la calidad de su público.

A la hora de elegir un YouTuber influencer para sus campañas, las empresas tienen que prestar más importancia a aspectos como pueden ser la edad, el sexo, la localización o los intereses de sus suscriptores. Que el target de un usuario de YouTube sea muy amplio, no quiere decir que sea el adecuado para la marca.

Aquí es donde entra en juego el poder la segmentación. Es importante centrar todos los esfuerzos en llegar a aquellos usuarios que pueden generar ventas y beneficios. De este modo, si la marca escoge a un YouTuber con un target similar al suyo, estará matando no dos, sino tres pájaros de un tiro al emitir el mensaje adecuado, por medio del influencer adecuando y ante los receptores adecuados.

Otro consejo muy importante que deben tener en cuenta para anunciarse a través de YouTubers influyentes es saber que ellos no son actores, no obstante saben cómo llegar a sus seguidores y conocen sus gustos a fondo. En ese sentido, las empresas deben darles libertad, lo más probable es que él/ella sepa mucho mejor cómo vender el producto o servicio en su canal.

Por eso, antes de contratar a determinado influencers , la marca debe acordar con él qué tipo de anuncio quiere llevar a cabo (product placement, branded content o sponsored link). También tiene que concretar las condiciones y precios.

Una vez creado y publicado el vídeo, la marca debe utilizarlo para enganchar a su target. La publicidad emocional funciona a base de conexiones, de interacciones y de interés por parte del público, no de presión por parte de la marca.

Aquí entran en juego la inclusión en el vídeo de llamadas a la acción, como la propuesta de sorteos o de códigos de descuento.

Si eres una marca, estás leyendo este post y tienes en mente realizar alguna campaña de marketing con influencers o YouTubers, recuerda estos consejos para que no te pase como le ha sucedido a Nestlé.