España es un país que cuenta con infinidad de recursos para visitar y disfrutar, culturalmente rico y con una naturaleza increíble, capaz de enamorar a cualquiera que lo visite.

Es común que los viajeros se sientan más atraídos por conocer las grandes urbes. Sin embargo, son las pequeñas ciudades las que guardan en su interior experiencias igual de emocionantes y maravillosas. Un ejemplo ellas es Logroño.

Para empezar tu experiencia conociendo la ciudad, te recomendamos reservar alguno de los apartamentos turísticos en Logroño. Este será el primer paso en la planificación de tu próxima visita a la capital de La Rioja.

Al visitar La Rioja, debes tener en cuenta que es una región conocida por su oferta gastronómica. De esta forma, no te olvides de degustar su gran variedad culinaria, y por supuesto de probar sus grandes vinos.

En el centro de la ciudad, puedes aprovechar la diversidad de bares, tabernas y bodegas. Entre las bodegas más reconocidas, se encuentra la del Marqués de Murrieta, que ofrece visitas en su interior para conocer la producción del vino y la posibilidad de poder degustarlo.

Asimismo, puedes conocer las Bodegas Franco Españolas, que incluye en su visita guiada actividades para niños, por lo que no debes preocuparte si viajas en familia.

Otra de las opciones es visitar la famosa Calle del Laurel, donde encontrarás la zona de tapeo en la que degustar el vino de La Rioja y además probar los pinchos. Ya sabes que los pinchos en el norte de España son pequeños bocadillos servidos en un pedazo de pan.

En la Calle del Laurel los locales ofrecen todo tipo de pinchos, desde los tradicionales hasta versiones modernas con toques fusión ¡hay opciones para todos los gustos!

Si quieres completar tu experiencia, te recomendamos dar un paseo por el centro de la ciudad, donde encontrarás postales maravillosas para continuar con tu aventura en la ciudad.

Su casco antiguo ofrece edificios increíbles como la Concatedral de Santa María de la Redonda, una muestra maravillosa con estilo renacentista, cuya belleza te deslumbrará.

De igual manera, en Logroño existen paisajes naturales increíbles como los que podrás observar en el Parque Ebro, el lugar perfecto para pasar una tarde relajada después de darse un gran banquete en algún local de la ciudad, o bien aprovechar el tiempo para disfrutar de un picnic bajo el sol en familia.

Cualquiera de las dos opciones es una maravillosa opción para decubrir Logroño y hacerla parte de ti.