Las prisas, el estrés y el estar siempre corriendo de un lado para otro en nuestra rutina diaria hace que en muchas ocasiones perdamos hábitos saludables de gran importancia como es el cuidado de nuestra higiene bucal. Es muy importante llevar a cabo una limpieza diaria de nuestros dientes para prevenir el sarro, la caries y la placa bacteriana, elementos que pueden llegar a producir con el tiempo enfermedades periodontales.

Ante estas situaciones, hay una serie de cuidados básicos que debemos seguir para que nuestra higiene bucal sea la más correcta y adecuada.

El cepillado más adecuado para una correcta higiene bucal

En primer lugar hay que hablar del cepillado. Pensamos que por el hecho de cepillarnos más veces al día vamos a presentar una mejor higiene bucal, y no es del todo cierto. Para ello, dicho cepillado debe ser el correcto, cepillando los dientes lentamente, con movimientos suaves, cortos y elípticos, especialmente en las encías, los dientes de difícil acceso y las zonas que rodean las coronas de los dientes.

El cepillado ideal es colocar el cepillo en un ángulo de 45 grados para poder limpiar tanto el diente como la zona que está al borde de las encías. Los movimientos han de ser de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba. Asimismo, hay que cepillar también la lengua de atrás hacia delante para evitar especialmente el mal aliento.

Lo que suelen recomendar todos los expertos es cepillarse después de cada comida. Si no es posible, para la higiene bucal lo obligatorio es hacerlo como mínimo dos veces al día: una por la mañana y otra por la noche. En la medida de lo posible, hay que utilizar cepillo eléctrico, ya que puede acceder más fácilmente a todos los rincones y ya te ofrece los movimientos perfectos para un buen cepillado.

Junto al cepillado (se debería renovar el cepillo cada 3 meses), lo más aconsejable es usar hilo dental para prevenir las caries interdentales y eliminar la acumulación de placa bacteriana en zonas de difícil acceso. Asimismo, para una mayor limpieza habría que usar también algún colutorio antiséptico tras cada cepillado para evitar infecciones, reducir placa bacteriana, etc.

Otros cuidados básicos a tener en cuenta para una correcta higiene bucal

Además de un correcto cepillado, hay otros aspectos a tener muy en cuenta para una higiene bucal adecuada. Se pueden resumir los más importantes en los siguientes:

✅ Acudir al dentista al menos dos veces al año. Sin duda, el hecho de que un profesional compruebe cada cierto tiempo el estado de salud de tu boca es algo que se considera fundamental.

✅ Una limpieza dental al año. Ya que acudimos a nuestro dentista, se hace necesario al menos una limpieza bucal al año para prevenir las enfermedades periodontales.

✅ Masticar chicle. Estamos acostumbrados a ver en televisión los tradicionales anuncios de los chicles que nos ayudan en nuestra higiene bucal, ¿verdad?; pues sí, suelen ser ciertos, especialmente los chicles sin azúcar que logran sacar las bacterias de entre los dientes. A ser posible, que sean chicles con xilitol.

Evidentemente, hay muchos más cuidados que puedes llevar a cabo para tu higiene bucal. Pero estos son, fundamentalmente, los más básicos y que deberás tener en cuenta en todo momento. Una sonrisa bonita no solo es sinónimo de un aspecto más jovial e interesante, sino también síntoma de una persona sana.