El verano es un buen momento para hacer algo de deporte. Es una época en la que se suele tener algo más de tiempo libre, especialmente durante las vacaciones. A veces las altas temperaturas no acompañan mucho, por eso siempre es recomendable seguir una serie de consejos para disfrutar un poco más al hacer ejercicio en verano.

En primer lugar, si haces ejercicio fuera de casa lleva contigo agua para poder hidratarte. En verano se suda más durante el entrenamiento, por lo que resulta más fácil la deshidratación. Tanto si vas a correr, a pasear en bicicleta o incluso a practicar algo de senderismo, no te olvides del agua que puede ser lo más importante. Bebe antes, durante y después del ejercicio, evitando las bebidas carbonatadas.

Junto al agua, es muy recomendable tomar una pequeña comida al menos 90 minutos antes de cualquier sesión de ejercicios. Algo que especialmente es mucho más aconsejable durante esta época de verano, cuando necesitarás de más energía para practicar deporte y así hacer frente a las sesiones de calor. Ten en cuenta que no es lo mismo mantener una vida con escasa actividad física que practicar deporte.

Para paliar el efecto de las altas temperaturas, puedes hacer ejercicio en verano o bien por la mañana temprano o a la caída de la tarde. Lo interesante sería que tomaras una rutina y no la cambiaras para habituar el cuerpo. Esta rutina ya te valdrá para continuar haciendo ejercicio el resto del año. Le cogerás el vicio.

Hacer ejercicio en verano fuera de casa hace que podamos pasar unas horas expuestos al sol. Procura llevar contigo protección solar cuando vayas a hacer deporte. Salir a correr o hacer cualquier tipo de ejercicio nos puede exponer al sol casi de la misma manera que si nos tumbamos en la playa.

Recomendaciones para hacer ejercicio en verano

La vestimenta para hacer ejercicio en verano debe ser siempre la más adecuada. Una vestimenta que no solo esté acorde con el deporte que vayamos a practicar, sino también con la temperatura ambiente. La ropa y el calzado deben ser cómodos para evitar lesiones, sobre todo si no estamos acostumbrados a hacer mucho ejercicio.

En realidad, en la actualidad no tienes excusa para no hacer ejercicio en verano. Desde la comodidad de casa, puedes seguir los diferentes tutoriales en forma de vídeos que hay en Internet con todo tipo de ejercicios. Además, también hay multitud de aplicaciones para practicar sea cual sea en estos momentos tu nivel y tu estado de forma.

Con estas pequeñas recomendaciones, es muy probable que logres una dinámica y una rutina que te van a venir muy bien para continuar entrenando a lo largo del año. Vas a agradecer, sin duda, el hacer ejercicio en verano, ya lo verás.