En estos tiempos que corren, ahorrar energía nos viene bien, tanto para el bolsillo como para el medio ambiente. Para este ahorro, no es necesario ni tan siquiera montar ninguna parafernalia, ya que hay muchos trucos sencillos que todo el mundo puede hacer desde su propia casa. Algunos de ellos incluso te sonarán o ya los estés poniendo en práctica tú mismo.

1. Utiliza bombillas de bajo consumo

¿Sabías que las bombillas de bajo consumo usan entre un 50% y un 80% menos de energía que las normales? Y todo ello produciendo la misma cantidad de luz y con una duración que en la mayoría de las ocasiones llega hasta las diez veces más. Otra posibilidad son las bombillas LED, que también consumen mucho menos y tienen una duración aproximada de 70.000 horas.

2. Cuida el stand-by

Los efectos de este truco tan sencillo se aprecian fácilmente con unos números: si apagas cada noche los aparatos eléctricos de tu casa, cuidando de que no estén en stand-by, vas a ahorrar unos 100W por hora cada día del año. Hay quien piensa que cuando los aparatos están en stand-by apenas consumen energía, pero no es así. Así se va hasta el 5% del consumo total de la vivienda.

3. Coloca la calefacción y el aire acondicionado a la temperatura adecuada

Otro truco muy sencillo y al que le vemos sus efectos fácilmente también con unos pequeños cálculos: si subes el aire acondicionado un grado más o bajas la calefacción un grado te supondrá subir hasta en un 6-8% el consumo energético. Por tanto, lo ideal es mantener siempre una temperatura adecuada (20 grados en invierno y 25 grados en verano). Puedes también hacer la prueba de abrir las ventanas a primera hora de la mañana y a última hora de la noche para que la casa se refresque y ahorras en aire acondicionado.

4. Usa correctamente los electrodomésticos

✅ Frigorífico: Coloca los alimentos correctamente (los que necesiten más refrigeración abajo), regula la temperatura para situarla entre 6 y 8 grados y procura cerrar bien la puerta para que no se escape el frío.

✅ Lavadora y lavavajillas: Utiliza programas cortos, lava en frío cada vez que sea posible y pon cargas completas.

✅ Horno: Debes usarlo siempre a la temperatura adecuada (ni muy elevada ni muy fría) y no abras la puerta mientras esté encendido.

✅ Plancha: Utilízala cuando tengas que planchar una gran cantidad de prendas, ya que es un electrodoméstico que consume mucha energía hasta alcanzar la temperatura óptima de planchado.

5. Duchas de bajo consumo

¿Conoces esos mangos de ducha de bajo consumo? Son mangos que se colocan en la ducha y te ayudan a minimizar el chorro de agua hasta un 30% ¿Unos números para verlo mejor? Pues mientras que en una ducha normal se gastan hasta 30 litros de agua por minuto, con estos mangos de ducha el gasto es de 8-9 litros por minuto. Y los precios de estos mangos son muy, muy baratos.

Como puedes comprobar, son trucos muy sencillos de realizar y que cualquiera puede llevar a cabo en casa. Sólo tienes que ponerle un poco de atención y ya verás cómo consigues ahorrar energía tanto para tu bolsillo como para el medio ambiente.