Se dice en múltiples ocasiones que el estrés es una de las enfermedades más importantes y más frecuentes de los últimos años. Hay quien asegura, también, que eso de llamar enfermedad al estrés tal vez sea un poco exagerado. Pero lo cierto es que evitar el estrés te va a suponer una mayor calidad de vida. ¿Y sabes por qué?

Pues, en primer lugar, porque del estrés sí que se derivan una serie de enfermedades que pueden afectar bastante a tu organismo: enfermedades coronarias, enfermedades en la piel, trastornos menstruales, problemas digestivos, problemas mentales, etc… No, no es cualquier cosa esto del estrés. Por eso, no está de más conocer al menos 5 consejos para evitar el estrés.

1. Respirar

Sí, tan sencillo como respirar, pero de la forma adecuada. Cuando te encuentres con una de esas situaciones complicadas que te causan estrés, para un momento y respira profundamente por la nariz, de manera lenta, inflando el abdomen todo lo que puedas y exhalando despacio. Hay muchas técnicas y ejercicios de respiración para evitar el estrés que puedes consultar en Internet. Te parecerá a primera vista algo muy simple, pero obtendrás buenos resultados.

2. Ejercicio físico

Hacer deporte o cualquier actividad física te ayuda a evitar el estrés. Vas a despejar tu mente, eliminando cortisoles (las hormonoas propias del estrés) y liberando endorfinas (las hormonas que te hacen sentir bien).

Hacer yoga, correr, un poco de bicicleta, natación o pilates son algunas de las actividades más adecuadas para acabar con las situaciones estresantes. La gente que hace más deporte suele ser más tranquila. ¿Será cierto? Puedes probar…

3. Masajes

Una vez escuché que los masajes son la mejor solución para el estrés. Lo probé y, oye, funciona. Los masajes cumplen una función relajante y terapéutica del sistema nervioso, favoreciendo precisamente la relajación y el sueño. Al reducirse las tensiones musculares, se mejora el estado anímico. Al igual que con la respiración, hay muchos tipos de masajes para evitar el estrés que puedes consultar a través de Internet, o en todo caso, acudir a un profesional.

4. Momentos de relax

Tras una jornada intensa de trabajo, uno de esos días en los que llevas muchas horas de estrés en el cuerpo, al llegar a casa lo único que necesitas son momentos de relax y desconexión. Un baño relajante, salir a tomar algo o al cine a ver una comedia, quitarte los zapatos y cerrar los ojos tumbado… Cualquier cosa con la que tu cuerpo y tu mente se relajen, olvidando los problemas que durante ese día han alimentado tu estrés.

5. Organización

En muchas ocasiones, el estrés viene ocasionado por la falta de tiempo a la hora de hacer las cosas o por la acumulación de tareas. Antes de dormir, intentar organizar de manera general el día de mañana, independientemente de que te vaya a salir todo bien o no. La organización ya es un punto de apoyo en el que puedes basarte para establecer prioridades, preocuparte por las cosas que son más necesarias por hacer.

Lo ideal sería que tuvieras a mano una pequeña lista de consejos y recomendaciones para evitar el estrés. Estos cinco que te acabamos de mencionar son fáciles de memorizar y te pueden ayudar en situaciones complicadas. Es cuestión de probar.