Es hablar de alimentos con grasas y a los que intentamos llevar una dieta sana y equilibrada se nos encienden todas las alarmas. Es como si colocáramos una barrera frente a nosotros para que todo lo que tenga que ver con este género de alimentos no cruce la frontera. Sin embargo, hay que saber en primer lugar que existen tres tipos de grasas en los alimentos:

  • Saturadas
  • Insaturadas
  • Grasas trans

Y de ellas, las que tienes que evitar son la primera y la tercera. Sencillamente, porque son las grasas que te hacen ganar peso y pueden provocar diabetes, enfermedades cardiovasculares, aumento del colesterol, etc…

Ahora bien, ¿cuáles son los alimentos con más grasas, es decir, los que se hallan entre las grasas saturadas y las grasas trans?

Pues muchos de ellos, son bien conocidos y ya sabes de antemano que son alimentos con grasas a evitar. Por ejemplo, las patatas fritas (especialmente las recalentadas), los embutidos (panceta, tocino, chistorra, salami, chorizos, etc…), las pizzas congeladas (grasas saturadas), alimentos fritos y rebozados, la bollería industrial, etc…

Entre estos alimentos están la mayonesa y las salsas calóricas, especialmente la primera de ellas, que puede llegar a tener hasta un 80% de grasas. También la mantequilla, uno de los alimentos más ricos en colesterol, los aperitivos y snacks salados, las palomitas que sueles hacer en el microondas, los productos precocinados y los helados.

Hay otros que tal vez no pensabas que contienen grasas no saludables, pero sí. Entre estos podrían estar los quesos curados (35-40% de grasas saturadas), los sandwiches cargados de huevo, queso, carne y salsas, o incluso una ensalada mal preparada a la que incluyas grandes cantidades de pollo, jamón, queso u otros aliños.

Para la preparación de alimentos, también hay productos ricos en grasas saturadas que deberías evitar. En especial, el aceite vegetal de coco o de palma o los aceites vegetales hidrogenados. Estos aceites llevan un alto contenido de grasas saturadas, las mismas que en menor medida tienen los lácteos como la mantequilla, los quesos y todos los alimentos que lleven estos ingredientes.

En definitiva, debes saber que las grasas malas, en general, son aquellas de origen animal y son las que aportan colesterol. De ellas, las peores son sin duda las grasas trans, que presentan efectos más negativos que las grasas saturadas. Así que fuera todo lo frito, la bollería industrial, embutidos, patés, hamburguesas, etc… Dieta sana.